Este proyecto de la Fundación Marcelino Champagnat, iniciado en marzo de 2020, ha logrado implantarse en la localidad pese a las dificultades provocadas por el COVID19 La Escuela de Segunda Oportunidad de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) completa, a finales de este año, sus primeros nueve meses de actividad en la localidad gaditana y lo hace con un balance satisfactorio en el que ha podido desarrollar algo más de media docena de iniciativas formativas, de asesoramiento y acompañamiento a través de las que ha atendido a más de 150 personas, especialmente jóvenes, en situación de dificultad con el apoyo de hasta 5 profesionales. Este proyecto, promovido por la Fundación Marcelino Champagnat, vio la luz en marzo de 2020 y supone un impulso al área de inserción sociolaboral que contempla esta corporación vinculada a Maristas Mediterránea. La mencionada escuela ha logrado implantarse en este municipio pese a los inconvenientes generados por la pandemia sanitaria, y ha sido, en gran medida, gracias a la entrega de sus técnicos y a la dedicación de las entidades (públicas y privadas) colaboradoras. En este sentido, tanto la Fundación Marcelino Champagnat en general como la Escuela Segunda Oportunidad de Sanlúcar se adaptaron a la situación y se prepararon por completo para desarrollar todas las acciones posibles y hacerlo en un entorno con las máximas garantías de seguridad, higiene y protección para sus beneficiarios/as. Para ello, con el apoyo de Maristas Mediterránea, se han establecido y aplicado todas las indicaciones y recomendaciones de las autoridades sanitarias y educativas en busca de habilitar espacios seguros en los que llevar a cabo sus iniciativas presenciales, además de las virtuales que también está llevando a cabo. De vuelta al balance, la mencionada escuela ha desplegado hasta siete líneas de actuación diferente para dar respuesta a las necesidades de personas entre 16 y 30 años, teniendo prioridad aquellas que se encuentren en situación de desempleo, se encuentre en riesgo de exclusión, tengan dificultades académicas o de otra índole -personal o familiar-, o cuenten con escasos recursos económicos, sean jóvenes migrantes, entre otras características. En concreto, las actividades desempeñadas por los diferentes profesionales que han participado en las mismas son las siguientes: 1.    Atención individualizada sobre cursos online. 2.    Acompañamiento individualizado en el estudio para la obtención del Graduado en Educación Secundaria Obligatoria (ESO). 3.    Formación online sobre competencias personales y laborales. 4.    Tramitación de documentación relativa al Ingreso Mínimo Vital (IMV). 5.    Orientación relativa a cómo obtener el certificado digital. 6.    Organización de las acciones formativas para el inicio de curso 2020-2021. 7.    Educación virtual para la obtención del título de Manipulador de Alimentos. Estas actividades quieren contribuir a atender, de las forma más completa y, sobre todo, eficaz, las demandas de las personas beneficiarias con las que se trabaja y siendo, al mismo tiempo, conscientes de la realidad social sobre la que se actúa. En concreto, en estos casos, se persigue ayudar en el proceso de desarrollo social y personal para lograr una inserción sociolaboral efectiva y de calidad para estas personas. La valoración de las propuestas de la Escuela de Segunda Oportunidad es muy positiva por parte de quienes han utilizado sus servicios, destacando la flexibilidad y la personalización tanto de los contenidos como de la planificación formativa, el trato humano, la motivación permanente y la potenciación de sus destrezas y capacidades. Junto a los trabajos de acompañamiento y orientación, de apoyo logístico, y de ayuda en la tramitación y gestiones burocráticas; esta Escuela de Segunda Oportunidad ha puesto en marcha enseñanzas propias en las que han dado soluciones formativas de presente y futuro. Se han ejecutado dos talleres, uno sobre cómo elaborar un CV atractivo y cautivador, y otro sobre cómo mejorar tu formación online. A ellos, se añadieron otros tantos titulados: “La Administración y tú” y “Tu Oportunidad: La Entrevista”. Además, se han ejecutado tres acciones formativas (240 horas de duración cada una de ellas repartidas en tres meses, el primer trimestre de este curso 2020-2021) cuya denominación ha sido “Mozo Polivalente”, “Pastelería” y “Comercio”. Estas propuestas de enseñanza han constado de tres bloques: uno dedicado a trabajar las competencias personales; otro destinado a aprender competencias técnicas; y un último para realizar las prácticas en empresas, con la posibilidad de contratación por parte de las empresas conveniadas. De hecho, ya se han logrado 3 contrataciones. Estas iniciativas, de carácter presencial, se han complementado con dos módulos de formación online, necesarios para obtener el título de Manipulador de Alimentos y que son “Medidas básicas para la prevención de la contaminación o su proliferación en los alimentos” y “Principales peligros asociados al sector o actividad del comercio y características específicas de los alimentos de dicho sector o actividad, así como los motivos de su peligrosidad”. Finalmente, desde la Escuela de Segunda Oportunidad se apuesta por continuar en esta senda de ofrecer actividades que resulten útiles y atractivas para la población que puede hacer uso de sus servicios, los cuales, contribuyen, en el plano personal, a adquirir recursos beneficiosos como son la adaptabilidad y el conocimiento del entorno laboral; la autoestima y la empleabilidad; la gestión del tiempo y gestión emocional; la manipulación de alimentos y la orientación laboral; o los primeros auxilios y la resolución de conflictos. Al mismo tiempo, agradecer la confianza, en Sanlúcar de Barrameda, depositada en la Fundación Marcelino Champagnat por parte de la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación al apoyar el Programa “Escuelas de Segunda Oportunidad” subvencionado por la partida económica del 0,7% del IRPF; también a la Conferencia Española de Religiosos, con su apoyo a través del Banco Santander; a la Cofradía de Pescadores de Bonanza, por la sesión de los espacios para la ubicación del Programa; así como a las diferentes Concejalías del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda y sin olvidar a la Parroquia de Nuestra Sra. Del Carmen del barrio de Bonanza y a la Comunidad Intercongregacional ‘Fratelli’, pertenecientes a Maristas y La Salle, las cuales han apoyado en todo momento las diferentes acciones realizadas en esta Escuela de Segunda